Tienes un familiar que ha sufrido recién un daño cerebral, como por ejemplo un ICTUS o un traumatismo craneoencefálico?

Tu puedes favorecer la recuperación, si sabes como dirigirte a tu ser querido, incluso cuando él/la todavía no se puede comunicar. Sabes que con pequeñas adaptaciones  del entorno también puedes ayudarle? Mira esta entrada del blog “Porque me importa”